Quiénes somos

Mi primera conversación sobre la Banda Municipal de Pájara tuvo lugar en el Puertito, justo al lado del faro de Jandía, hace unos cinco años.  Fue allí donde Bernardo Pérez me planteó su idea. Por aquel entonces yo solía traer, para las fiestas, una charanga de la Tercera Edad desde Las Palmas. A Bernardo le gustaba muchísimo, y se dio cuenta del beneficio que supondría para el pueblo tener una agrupación musical. Por ese motivo, intentó por todos los medios convencerme para que formara una charanga en el pueblo, pero yo le contesté “Bernardo: charanga, ya tenemos esta. Si se hace algo, que sea una Banda Municipal”.  Por desgracia, cuando ya estábamos organizándonos para dar los primeros pasos, Bernardo falleció en un accidente de tráfico. Sin embargo, después de un cierto tiempo, Rafael Perdomo, el alcalde de Pájara, que conocía nuestro proyecto, contactó conmigo y me preguntó si lo de la banda seguía en pie. Por supuesto, le dije que sí.

 Yo siempre había tenido ilusión por tocar en una banda de música. En mi familia todos eran músicos, y tocaban en la Banda Municipal de Génave, en Jaén. Mi padre tocaba el bombardino, mi hermano, el saxo tenor, mi primo, el fliscorno, mis tíos, la trompeta… vamos, que la banda era la familia. De todos ellos, el más “torpe” fui yo, ya que no llegué nunca a tocar en la banda, pero el resto de mi familia tenía mucho talento musical. De hecho, hasta llegó un director nuevo que acabo casándose con mi hermana, y es todavía hoy mi cuñado.  Desgraciadamente, por las circunstancias de la vida, la banda al final se deshizo y tuvimos que emigrar  a Mallorca a trabajar. Pero siempre me quedó ese gusanillo…

Francisco Rodríguez

Francisco Rodríguez

Por eso, cuando la Escuela de Música finalmente llegó a Morro, no lo dudé: decidí matricularme (yo ya tocaba el saxofón, pero solo de oído). Sin embargo, la Escuela de Música no ofrece la especialidad de saxofón en Morro. Así que hice lo que único que pude hacer: meterme en otro instrumento, en este caso, el clarinete. Y aquí es donde tuve mucha suerte, porque aunque no seguí adelante con el clarinete, conocí a Javier Santos. De hecho, en la época en que Rafael se interesó por la banda, Javier había sido mi profesor de clarinete desde hacía ya algún tiempo, y cuando se lo propuse, aceptó encantado dirigir la primera Banda Municipal de Pájara. Y así es como todo empezó a funcionar.

Es curioso, porque al final ha surgido una pequeña charanga dentro de la banda (la charanga Solfa), así que la idea inicial de Bernardo ha acabado realizándose. Espero que también se haya cumplido el resto de sus deseos. Espero que la banda haya beneficiado al pueblo, que haya traído algo de cultura, que haya ofrecido una oportunidad a los niños que quieren pertenecer a ella. Llevo diecinueve años viviendo en Morro, lo considero ya mi hogar, y creo que es muy importante que aquí exista una banda. Con una banda, un pueblo tiene más categoría: se pueden hacer conciertos, se pueden hacer desfiles, se pueden hacer procesiones… no todos los pueblos pueden tener ua procesión acompnañada por una banda. ¡Morro Jable la tiene! Cuando miro hacia atrás, todo lo que pienso es que ha valido la pena.

Javier Santos y Francisco Rodríguez

Javier Santos y Francisco Rodríguez

Solo me queda dar las gracias al Ayuntamiento, a Javi, a los componentes de la banda… y a todos los que hemos llevado esto a buen puerto.

Francisco Rodríguez
Presidente de la Asociación Banda Municipal de Pájara

 

Anuncio de la creación de la Banda de Música Municipal